Hipotiroidismo

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo es la disfunción de la glándula tiroides. Es una entidad muy frecuente, que afecta generalmente a mujeres jóvenes y a adultos mayores en la que se encuentra disminuida la secreción de las hormonas tiroideas.


¿Cuál es su causa?

Si bien existen múltiples causas, hay dos que causan la inmensa mayoría de los casos. En mujeres jóvenes la causa más común es la tiroiditis de Hashimoto, la cual está provocada por anticuerpos contra la glándula tiroides. La misma puede asociarse con otras enfermedades autoinmunes y tiene cierta herencia familiar. En adultos mayores la causa más frecuente es la atrofia de la glándula tiroides.


El hipotiroidismo congénito, que es un problema potencialmente grave del recién nacido, es infrecuente.


¿Cuáles son los síntomas?

Son muchos y muy variados. Estos incluyen cansancio, sensación de frío, aumento de peso, caída de pelo, uñas frágiles, dificultad en la concentración, constipación, piel seca, voz ronca, calambres, dolores articulares, libido baja, entre otros. Hay que aclarar que, en muchas ocasiones, estos síntomas no corresponden a hipotiroidismo y el agregar como tratamiento sustitutivo hormona tiroidea no mejora la sintomatología.


¿Cómo se hace el diagnóstico?

De manera muy simple. En presencia de síntomas compatibles su médico le solicitará un análisis de sangre. En general se solicita la hormona que estimula la glándula tiroides, llamada TSH y otra hormona que produce esta glándula, llamada T4 (que después se activa en otra hormona, que es la funcionante, llamada T3). En general una TSH elevada y T4 baja confirma el
diagnóstico. Los anticuerpos contra la glándula, favorecen el diagnóstico de tiroiditis de Hashimoto.


¿Si tengo un familiar con hipotiroidismo, tengo que hacerme el análisis?

No si no tengo síntomas. No está indicado en la población asintomática.


¿Cómo se trata?

El tratamiento es sencillo y se basa en tomar diariamente la hormona tiroidea (levotiroxina, que es sinónimo de T4) antes del desayuno por las mañanas. La dosis la decide el médico tratante, que muchas veces comienza con dosis bajas y luego las sube, sobre todo en ancianos.


¿Hay que controlar el tratamiento?

Si, con una frecuencia que el médico decidirá, se dosará la TSH
(la hormona que estimula la tiroides). Si esta está en valores normales, la dosis recibida es la correcta. Igualmente, la dosis puede variar con el tiempo, por lo que hay que chequearlo con cierta periodicidad.


¿Es peligroso el hipotiroidismo?

En general no, salvo casos extremos en los que prácticamente no hay secreción de la hormona tiroidea. Igualmente debe ser tratado si aparecen síntomas.